reflexiones (2020)

de agosto de 2020 

 

  

  

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Ningún profeta es bien mirado en su tierra”

Nuestra cerrazón de corazón y nuestra ceguera nos pueden llevar a grandes problemas, tan grandes como no llegar a ver en nuestra vida la mano sanadora y salvadora de Dios. Alguien me dijo una vez que no es que Dios escriba recto con renglones torcidos, sino que Dios siempre escribe historias de amor en folios en blanco y nosotros nos dedicamos a mover el folio.

Vemos a Jesús dando un mensaje claro en el día de hoy primero con palabras del profeta Isaías "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido", y después Él mismo dice: "hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír". Esto junto a todos los milagros ya por él obrados era más que suficiente para creer en su persona y mensaje, pero por el contrario, tanto sus contemporáneos como nosotros, todo lo ponemos en duda venga

 

XXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

de quien venga. Y es que cuestionarse nunca estará mal, pero también existe el discernimiento y el paso de la fe que es tan necesario en nuestras vidas. Pasos de fe en Dios y pasos de fe en los hermanos, en la propia vida y sus acontecimientos. En todo y en cada cosa que nos acontece está la mano de Dios y un mensaje para nuestro existir y en ello, no sólo debemos creer, sino que también somos llamados a ayudar a otros a dar esos pasos de fe.

Cristo pasó su existencia terrena haciendo el bien y predicando la buena noticia, y sus contemporáneos pasan por alto todo eso tan solo para buscar segundas intenciones o cargarse de prejuicios para no creer en el Dios cercano y amoroso que romperá todos sus moldes y sus esquemas, pero que sin duda nos da a todos la salvación si tan solo somos capaces de creer en el que él ha enviado para nuestra felicidad y liberación.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡    

 

 

 

     

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Herodes respetaba a Juan porque era varón santo y justo”

Una vez más, el hombre justo y santo, es condenado por un poder corrompido, dominado por los placeres y dado a la buena vida.

San Juan está afeando a Herodes su conducta, pues está conviviendo con la esposa de su hermano. Un caso claro de incesto adúltero que se perdona socialmente al poderoso, incluso se aplaude su adulterio, pero que condena a la lapidación inmisericorde a la mujer o al hombre sorprendido en adulterio, siempre que no sean lo suficientemente poderosos. Es lo más sencillo: mientras cambiar de vida y hacer lo correcto cuesta, matar al mensajero

 

XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

es sencillo, más “barato” que una conversión. Juan sabe que contrariar al poderoso Herodes puede traerle problemas, pero no puede dejarlo de lado. Es necesario censurar el mal y buscar la conversión del pecador, y esto es lo que hace Juan, y lo que terminará causando su muerte.

Herodes respeta a Juan. Sabe que es un hombre justo y bueno, pero se deja dominar por los deseos de Herodías. La triste historia de una danza, puede que maravillosa, una promesa poco pensada y un juramento, dan lugar a la muerte de Juan.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡    

 

  

   

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Velad”

Con esta parábola, Jesús quiere hacernos caer en la cuenta de la necesidad de estar siempre en vela. Estar preparados y en vela ¿para qué? Los hombres de manera espontánea esperamos y deseamos siempre aquello que sea una buena noticia para nosotros, aquello que alegre nuestro corazón.

El labrador anhela la lluvia necesaria para que sus campos den frutos, el estudiante desea ardiente la buena toca y no suspender, el enamorado ansía con todas sus fuerzas que la persona de la que está enamorado corresponda a su amor… No hace falta que reciban instrucciones de nadie para vivir estos deseos. Les brota de lo profundo de su corazón.

 

XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

Si hemos tenido la suerte de que Jesús haya salido a nuestro encuentro y nos haya convencido que nos ama intensamente, que con su luz puede iluminar nuestras tinieblas, que quiere caminar con nosotros si le dejamos… ¿cómo no vamos a desear que venga a nosotros con más intensidad?, ¿cómo no vamos a madrugar cada día ansiando su presencia?, ¿cómo no vamos a estar al pie de la puerta para que cuando llegue le abramos y pueda cenar con nosotros?

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡    

 

 

 

   

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Estad en vela porque no sabéis que día vendrá vuestro Señor”

Seguramente a muchos de nosotros nos ha tocado, en medio del duelo, recoger o recibir las pertenencias de quienes se nos han ido. Hay personas a quienes les gusta guardar, otras cuya tendencia es tirar. En el caso de las primeras, entrar en su habitación es como entrar en un museo de tan lleno que está de historia; de las segundas, a veces nos es difícil encontrar algo con lo que quedarnos de recuerdo. En la mayoría de los casos, pienso, la muerte les pilló, nos pilló desprevenidos. Desde luego, nadie sale de su habitación pensando en que no va a volver a entrar en ella.

Y no es que crea que el Evangelio de hoy nos hable fundamentalmente de la

 

XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

muerte, aunque también, pero es cierto que el hecho de la muerte nos pone de una forma más clara y evidente frente a la verdad de nosotros mismos; nos desnuda de toda prepotencia y orgullo para dejarnos con nuestra vulnerabilidad más viva y llenos de preguntas que tienen que ver con los para qué, con las deudas pendientes, con las esperanzas truncadas y con las que permanecen, con lo que quedó a medias y con lo que aprovechamos; con lo que es irreversible pero también con lo que es todavía posible; con lo que nos hizo sufrir pero también con lo que nos enriqueció; con las relaciones que descuidamos pero también con las que cultivamos.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡    

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas”

Evangelio de la advertencia ante las propuestas y presentaciones ambiciosas e interesadas de muchos que creen o quieren que los otros crean al Señor, al Mesías de acá o acullá. Son los falsos Mesías, los falsos profetas. Charlatanes de feria; embaucadores eficaces y momentáneos; palabrería hueca y envolvente. Nada de todo ello es cierto. Jesús, listo y perspicaz como era, ya lo advirtió. La gente está anhelando apariciones, mensajes y palabras agoreras de desgracias, guerras y castigos, invitaciones a la conversión sin contenido. Jesús dice bien: ¡No lo creáis!

La fe hay que poner en Él, en su palabra y mensajes de consolación, compañía y ánimo para cada instante. Su yugo es llevadero, si no lo fuera, hubiera mentido. Su carga es

 

 

XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

ligera, si no fuera transportable, nos hubiera engañado. Jesús no es un político al uso. Sabe que hay que esforzarse y trabajar, poner empeño. “El derecho del obrero no puede ser nunca el odio al capital; es la armonía, la conciliación, el acercamiento común del uno y del otro” . “Una persona con éxito es capaz de construir con las piedras que le han tirado”. “El éxito es la suma de los pequeños esfuerzos que realizas día a día…” sino que se lo digan a las abejas, a las hormigas, a todos aquellos que aman cuanto hacen con honda convicción.

Estos textos llenos de sabiduría popular, complementan las lecturas del esfuerzo, de la voluntad firme y duradera, de la fe y esperanza sin ambages, del amor a cuanto hacemos y por quien lo hacemos.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡    

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

¡Fariseo ciego!

La religion Judia, era una religión hipócrita, como la tacha Jesús. La hipocresía es la actitud de quien convierte la verdad en apariencia, el ser en aparentar. El ser humano se realiza en el interior del hombre, allí está su verdad: en sus sentimientos, en sus intenciones; Las manifestaciones externas, incluso las religiosas, no tienen valor en sí mismas. Han de ser aplicación de ese mundo interior, reflejarlo. Cuando no responden al mundo interior propio, lo escondan, se hacen autónomas, se produce el engaño, lo falso, que, por ser actitud deliberada, es mentira, hipocresía.

 

 

XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

Hoy, con el cuidado excesivo de la apariencia, hasta ser esclavos de la imagen que ofrecemos, viene bien esa reiterada tesis de Jesús de que somos lo que somos en nuestro interior, lo que somos por dentro. Es lo que hemos de cuidar: nuestros afectos, los intereses que nos mueven, lo que sentimos hacia Dios y hacia el prójimo. La acción ha de ser la manifestación o realización de ese mundo interior. Entonces seremos, como pide Jesús, sinceros, no hipócritas. Seremos lo que somos, no una apariencia engañosa de nuestro ser.  

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-----------------------------ARCHIVIDO DE REFLEXIONES (2020)-------------------------------

 

abril mayo junio julio agosto  septiembre  octubre  noviembre  diciembre